Estos cinco personajes dejaron frases inspiradoras y su explicación al día de hoy es vital para darse una idea del legado de estos sabios sobre temas de inversión, ahorro y finanzas, que siguen aplicando al mundo actual, de manera sencilla. 

Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de Estados Unidos

“Si quiere ser rico, no aprenda solamente a saber cómo se gana, sino también a saber  cómo ahorrar” 

Para ser rico no basta con saber invertir, también es importante aprender a ahorrar. La economía es tan volátil que en cualquier momento una persona puede necesitar liquidez y esa liquidez se obtiene de manera fácil a través del ahorro que se ha hecho a través de la vida. 

Confucio, filósofo chino 

“El valor de su casa es el valor que su vecino quiere pagar por ella” 

Esta frase indica la importancia de saber escuchar al mercado. No se trata de lo que se está  ofreciendo y de su significado para el vendedor, se trata de cómo el mercado lo percibe. El mercado, es a fin de cuentas, quien realmente fija el precio final de un bien; préstele atención. 

Paul Samuelson, economista estadounidense 

“Una inversión debe ser como esperar a que la pintura se seque o la hierba crezca. Si quiere emoción, tome 800 dólares y váyase a Las Vegas”. 

Se debe terminar con el paradigma de que invertir es una fuente de emociones y la manera como las personas se hacen millonarias de la noche a la mañana, como en las películas de Hollywood. Invertir requiere de tener “cabeza fría”, paciencia, un plan financiero y opciones a corto, mediano y largo plazo. 

Jim Rohn, empresario y orador estadounidense 

“Es preciso hacer la inversión personal en el presente para preparar el futuro”. 

Esta frase, aunque sencilla, explica la razón principal por la cual una persona debe invertir; para asegurar el futuro, que a su vez, puede ser incierto. 

André Kostolany, experto en bolsa húngaro

“Hay que ir en contra de la tendencia, no correr ante ella”

Los hombres de negocios más exitosos siempre apuestan a ir en contra de la tendencia del mercado para hacer inversiones con grandes retornos. 

Lo ideal es que usted compre cuando todo el mundo está vendiendo para obtener un buen precio y, a su vez, venda cuando todo el mundo está comprando para lograr un mayor beneficio económico.